Pedagogía Sistémica en el Actur. Zaragoza. CEI Cucú TasTas

Centro de Educación Infantil autorizado por la DGA

Pedagogía Sistémica

Cucu Tastas es uno de los primeros centros de Zaragoza de primer ciclo de educación Infantil donde la Pedagogía Sistémica es el eje vertebrador de todas las actividades que en el se llevan a cabo.

La pedagogía sistémica es la pedagogía del cambio de mirada, el maestro mira y respeta al niño y la niña como es y con todo lo que viene a la escuela, con unas características únicas, con su historia familiar.

Quisiera decir algo sobre la relación de padres y maestros, primero los padres, después los niños y luego los maestros, este es el orden. Los padres confían los niños a los maestros, estos representan los padres ante los niños, sólo pueden hacerlo, si los padres tienen un lugar en sus corazones. Cualquier maestro que se considere mejor que los padres, ya ha perdido. Un niño ama a sus padres, sean como sean, y no al maestro, primero quiere a sus padres, luego al maestro, si este ama y respeta a sus padres.

Muchas veces tenemos una idea extraña, como si nuestra familia fuera la correcta, y que lo que es válido en la nuestra, fuera válido para todos.Pero, en realidad, nuestra familia es una entre millones, y todas ellas son buenas y correctas, y al vez muy diferentes. Este es el primer hecho a reconocer, que las diferentes familias son todas válidas, y todas las culturas también, son todas formas de existencia y de realizaciones humanas y es muy importante que el maestro respete esto en cada caso. Es necesario que en parte se olvide de sus valores y principios, para poder reconocer los valores de los padres. Esta actitud, le permite aportar sus conocimientos y encontrar la confianza de los niños, estando al servicio de los padres, así puede complementar y completar el trabajo de los padres.

Bert Hellinger

Así, desde nuestro centro de educación infantil, se favorece en todo momento la relación y comunicación fluida con las familias, (primer sistema de pertenencia y referencia del niño). Los padres son, ante todo los primeros responsables de la educación de los niños y niñas. Los maestros y educadores los acompañamos en este camino.

Premisas

Una actitud de respeto y reconocimiento a las familias para poderles pedir confianza y respeto a la institución escolar. Los niños no aprenden si los padres no confían en los maestros. Nuestra posición de maestros es privilegiada para construir puentes de comunicación con las familias.

Tipos de Puente que queremos construir con las familias

El de la confianza

Los niños disfrutan, juegan, aprenden cuando los padres confían en nosotras. Somos conscientes de que los padres nos entregan su mayor tesoro en edad muy frágil y sensible, nos eligen a nosotras, a nuestro proyecto y por eso les estamos profundamente agradecidas.

El de la Comunicación

Estando disponibles para el diálogo, escuchando sus dudas, preocupaciones, creando y ofreciendo espacios para que se den estos momentos, tutorías, reuniones grupales, Café de padres.

El de las Alianzas

Para trabajar juntos; COLABORANDO con los mismos criterios y pautas en el proceso educativo y madurativo de su hijo. Nosotras por un tiempo acompañamos en este camino.

Cita

Es una nueva forma de mirar que implica cambios profundos en nuestra forma de pensar la educación y en nuestras actitudes hacia todos aquellos que intervienen en el acto educativo: familias, alumnos, docentes, etc. Este enfoque pedagógico trata de crear las condiciones idóneas para que la escuela sea un espacio orientado haciael parendizaje de la vida y para que las nuevas generaciones puedan hacer algo útil con el legado que les ha sido transmitido por sus padres.

ACTITUDES QUE PUEDEN FAVORECER UNA BUENA COMUNICACIÓN ENTRE ESCUELA Y FAMILIA

Como tutores y maestros debemos tener claro que un alumno siempre será leal a su familia de origen, esto exige una mirada sistémica, ver al alumno como elemento de un sistema familiar que tiene sus propios valores, reglas y referentes.

La escuela es otro sistema que tiene sus propios valores y reglas y no siempre coinciden con los de la familia

El alumno puede sentir una gran confusión e inseguridad cuando entre la escuela y la familia no hay un puente, entonces cada cual le dice una cosa diferente, y esto tiene repercusiones en el aprendizaje del alumno.

Construir un puente basado en el respeto mutuo y la confianza es el primer objetivo de toda entrevista o contacto con los padres.

El tutor debe mirar a la familia del alumno, respetando sus características, sean cuales sean.

Los padres, abuelos, o los que estén al cuidado del niño son los primeros en la responsabilidad de la educación de ese niño.

La escuela está después de los padres, ellos le dan la confianza para educar a su hijo, y debemos reclamar esta confianza, sin ella no podemos hacer nuestro trabajo, puesto que no tenemos ninguna autoridad ante el alumno.

Los tutores nunca se deben poner en el lugar de los padres, su lugar es junto a los padres para continuar la educación de sus hijos.

Mercè Traveset